13/10/2020

Los límites de la educación en línea (I)

Por Manuel Marco

Hace unos días alguien afirmó, entiendo que de manera un tanto frívola, que la tecnología salvó las clases durante el confinamiento. No cabe duda de que los ordenadores, las conexiones a internet y las plataformas virtuales permitieron mantener viva la ilusión de la continuidad de las clases. Y hablo de ilusión, porque la continuidad no fue tal. Se produjo una ruptura radical que afectó de manera significativa a las características de los procesos de enseñanza-aprendizaje que estaban desarrollándose hasta esos momentos.

De la experiencia de esos meses de pruebas, ensayos, aventuras y desventuras se obtuvieron algunos aprendizajes que quizás sean útiles en el futuro. Quiero reseñar aquí algunas de las aportaciones de investigadores que se pusieron manos a la obra de inmediato y profundizaron en los intrincados laberintos que pueden dar lugar a una valoración global de la situación. Recojo unas pocas opiniones, seleccionadas porque responden a alguna de mis preguntas y se fijan en aquellas cuestiones que me preocupan. Las respuestas no son necesariamente de mi agrado, pero ayudan a comprender un fenómeno nuevo: La educación en el confinamiento. También permiten analizar más a fondo, y con muestras más extensas, la realidad de la formación a distancia y sus posibilidades reales.

Y quiero empezar por un curioso artículo en el que solo se plantean preguntas. Es evidente que si preguntamos bien tenemos muchas posibilidades de aprender algo nuevo, mientras que si hacemos preguntas estandarizadas de las que esperamos respuestas igualmente estandarizadas, no vamos a avanzar demasiado en el conocimiento. Cristobal Suarez, Pablo Rivera y Martín Rebour1 se animan a enfocar su trabajo en esta línea, inspirados en Paulo Freire, que afirmaba que cuando una pregunta pierde capacidad de asombrar, se burocratiza. Parten de considerar insuficiente la única pregunta que muchas veces se asocia a la integración de las TIC en educación: “Con qué educar “. No conciben que el problema central de la tecnología educativa sea el con qué, sino que elaboran un catálogo de cuestiones que deben afrontarse. En el fondo se trata de encontrar sentido a lo que supone la tecnología en educación, siempre desde el afán por lograr una acción educativa más humanizadora. Elaboran una tipología de preguntas agrupadas en cinco ámbitos. Recojo aquí algunas, pero todas son sugerentes.

En el ámbito epistemológico:

  • ¿Existe consumo tecnológico en educación o apropiación tecnológica de la tecnología?
  • ¿Qué problemas educativos resuelve la tecnología digital y qué otros añade y/o amplifica.

En el ámbito de la finalidad educativa:

  • Transformar la educación desde la tecnología o transformar la tecnología desde la necesidad educativa?
  • ¿Cabe pensar la relación tecnología digital y educación como una alianza que genera equidad?

En el ámbito del contenido:

  • ¿Quién domina la generación y divulgación de los mensajes de la tecnología?
  • En un mundo mediado ¿somos realmente curadores de contenidos o vivimos en cámaras de eco?¿Conocemos o confirmamos?

En el ámbito de la didáctica:

  • ¿Qué diferencias genera enseñar en red, como red y para la red?
  • ¿La didáctica orienta la tecnología digital o es la tecnología digital la que direcciona la didáctica?
  • ¿Cómo se configuran y qué peso tienen los algoritmos en la construcción de nociones de enseñanza y aprendizaje?
  • ¿Qué se pierde cuando alguien aprende virtualmente, en todo momento y desde cualquier punto de la red?.

En el ámbito de la evaluación:

En el contexto de la educación formal, ¿Se debe evaluar en entornos virtuales?

  • ¿Es posible evaluar en contextos virtuales en todos los ámbitos y todas las disciplinas?
  • ¿Cuáles son los márgenes éticos en la toma de decisiones evaluativas apoyadas por tecnologías como el Big Data?
  • Cuando un algoritmo educativo aporta datos para tomar decisiones ¿qué tipo de sesgos está automatizando?

En total son cincuenta preguntas que cuestionan la neutralidad de las decisiones que se toman sobre tecnología y educación, que plantean discusiones sobre asuntos tan problemáticos como la tecnificación de los procesos educativos, la presencia de los algoritmos en la toma de decisiones educativas , el manejo de los datos com herramienta de individualización de la enseñanza y de la evaluación,… preguntas que en sí mismas ya suponen un avance importante en la consideración de los problemas y oportunidades de la interacción entre tecnología y educación.


  1. Suarez-Guerrero, C. Rivera-Vargas, P. y Rebour, M. (2020) Preguntas educativas para la tecnología educativa. Edutec. https://doi.org/10.21556/edutec.2020.73.1733 ?