05/03/2010

Las TIC no son los padres

Por Manuel Marco

En Cuartopoder, un nuevo medio de información digital, Pedro de Alzaga escribe un delicioso artículo sobre las tecnologías aplicadas al control de los alumnos. A partir de una anécdota (alguien recibe por error los mensajes sms del instituto que avisan a los padres de las faltas de asistencia de un alumno) reflexiona sobre el uso de estas técnicas y se pregunta si no hay demasiada gente que transfiere a las máquinas la responsabilidad de supervisar la vida escolar de sus hijos.

Es una idea sugerente, porque nos preocupa que nuestros hijos se aislen en los chats, las redes sociales y las máquinas y se olviden de la vida real, pero no caemos en la cuenta de lo fácil que es relajarse en la tarea de acompañarlos en su vida cotidiana de relaciones y de tareas: Ya nos avisará nuestro móvil si algo va mal en el Instituto.

Muchas comunidades autónomas están introduciendo sistemas informáticos de conexión con los padres a través de Internet y telefónos móviles. Haríamos mal en considerarlos simples herramientas de control. Se han ideado para mejorar la comunicación y la colaboración entre los padres y los centros. En ningún caso deberían sustituir la atención personal a los chavales, el diálogo familiar y el contacto directo con los profesores.De lo contrario, en lugar de una herramienta de ayuda estaremos creando un enemigo peligroso.