Web 2.0

      No hay comentarios en Web 2.0

Lo hemos oído tantas veces que el término nos resulta familiar, pero es probable que no tengamos mucha idea de su significado real.  Escuchamos hablar de Web 2 y, por otra parte, usamos multitud de aplicaciones y herramientas que ya hemos incorporado a nuestras prácticas habituales y no sabemos que son hijas del concepto Web 2. Porque Web 2 es, sobre todo, un concepto. El concepto fue creado por Tim O’Reilly en 2004, y pretende describir cómo evolucionó Internet después de dar sus primeros pasos.

¿Por qué nos interesa conocer un poco mejor la Web 2? Porque este concepto es responsable de que la mayoría de nosotros estemos utilizando Internet y que, una vez en Internet, hagamos un uso u otro de sus características. Por ejemplo. En los orígenes de Internet, el uso de la red se limitaba a leer los contenidos que se nos ofrecían. Eso era todo. En el mejor de los casos, los textos que leíamos contenían hipertextos que enlazaban con otros documentos, también escritos. Era posible ver algunas imágenes, pero nadie podía escribir ni actuar de ninguna forma sobre las páginas que observaba.

Si nos fijamos un poco en nuestro uso de Internet, encontramos normal nuestra intervención en los sitios en los que entramos, bien sea con comentarios y opiniones, bien participando en encuestas, o añadiendo contenidos a algunas páginas. También nos resulta familiar relacionarnos a través de la red con amigos, familiares, compañeros de trabajo, … Para nosotros Internet es eso: un lugar donde se encuentra de todo, donde se puede participar y donde podemos relacionarnos con personas de todo el mundo. Leemos las noticias y a continuación escribimos nuestra opinión en el periódico digital. También es posible que nos permitan valorar la noticia y podemos enviarla a un amigo por correo electrónico, reseñarla en nuestro Blog, o colocarla en lugares en los que se encuentran las noticias favoritas de la gente.
También nos hemos acostumbrado a ver en muchas páginas web las denominadas “nubes de etiquetas”: recuadros en los que quedan reflejados los temas que se tratan en esa página. Los temas se suelen reflejar mediante una palabra (etiqueta, tag) y estas palabras aparecen en  el recuadro con un tamaño u otro en función de las veces que se han leído contenidos relacionados con ellas. Esta utilidad proviene de los blogs o weblogs, páginas personales que son también un producto Web 2. Las nubes de etiquetas han pasado  de las páginas personales  incluso a periódicos y páginas institucionales, porque son una de las características de este concepto: la categorización de los temas, su clasificación con etiquetas que hagan más fácil el acceso a los mismos y permitan que los usuarios los compartan con facilidad. Esta es otra característica de la Web 2: su capacidad de generar contenidos fácilmente intercambiables con otros usuarios. Con la filosofía de la Web 2 podemos entender que haya páginas que se escriban entre varias personas, blogs administrados por equipos en los que diferentes usuarios participan en la medida que obtienen permisos por parte de los administradores, etc. Este tipo de actividad ha generado páginas colectivas conocidas como “wikis”. Sin duda la más conocida es la Wikipedia, una enciclopedia creada con las aportaciones de miles de usuarios de todo el mundo, pero no es el único ejemplo. También la web 2 ha dado lugar a los sistemas de intercambio de archivos conocidos como P2P.

El potencial del concepto de Web 2 ha generado mútiples sistemas de relaciones entre personas y grupos. Si en los orígenes de la web las relaciones se basaban en grupos de correo, ahora asistimos a la generalización de las llamadas redes sociales. Estas redes han adquirido tanta notoriedad  que incluso son utilizadas por las empresas como medios de difusión de sus productos y de soporte de su publicidad.

En sucesivas entregas seguiremos hablando de las características de la Web 2, de su implantación y de cómo influye en la forma de entender y usar Internet. También veremos ejemplos de servicios basados en la web 2. De esta forma estaremos en condiciones de afrontar una aproximación al fenómeno de las redes sociales con más posibilidades de comprender qué son, cómo funcionan y cómo las usas los niños y jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *