Una ruleta muy particular: Chatroulette

Chatroulette es una  página web de la que sin duda oiremos hablar mucho en las próximas semanas. Es una página que, según diversas fuentes, ha sido creada por un chico ruso de 17 años. Con una apariencia extremadamente sencilla, sin diseño, sin gráficos, sin filtros de ningún tipo, nos ofrece la posibilidad de chatear mediante webcam con personas de todo el mundo. Es sencillo, pero debemos tener en cuenta algunas peculiaridades. El nombre de la página lo dice todo: “Chatroulette”:algo así como ruleta de chats. La página muestra dos pantallas. En una aparece nuestra imagen y en la otra, la de interlocutores elegidos al azar por un programa informático al que no tenemos acceso y que nos coloca delante de personas de todo el mundo, personas a las que podemos ver de la misma forma que ellas nos ven a nosotros, y con las que podemos mantener una conversación en directo. La única opción que está a nuestro alcance es la de bloquear a un interlocutor determinado y dejar que la pagina nos muestre al siguiente. Esto es todo. Sin embargo, tanta sencillez está levantando una gran polvareda en todo el mundo. ¿Por qué? Por varias razones:

  • Porque no hay ningún filtro de acceso: Cualquiera puede acceder y puede establecer contactos aleatorios con personas de todo el planeta. Se trata de una especie de cita a ciegas a través de las cámaras. Nos pueden ver y podemos ver de todo. Las primeras alarmas han saltado cuando se comprueba que esta inocente forma de hacer amigos puede ser un caldo de cultivo para exhibicionistas y voyeurs. Y están allí, al alcance de un clic. Niños y adultos se pueden encontrar con escenas no deseadas.Toda la legislación sobre protección de los menores en la red que se ha generado estos últimos años se tambalea ante este fenómeno virtual.
  • Porque peligra el derecho a la intimidad de quien se coloca ante la cámara para chatear. Si no se tienen los conocimientos o el sentido común necesarios para manejarse en estos entornos, es muy fácil perder de vista que nos estamos exponiendo a las miradas de mucha gente y quién sabe si a la posibilidad de ser grabados, y que las imágenes se utilicen con fines delictivos.
  • Porque…. hay cientos de blogs y páginas web que analizan el tema y lo hacen desde todos los puntos de vista, aunque la preocupación es manifiesta.

Al margen de estos temores, una visita rápida a la página y unas vueltas de ruleta nos ofrecen unos flashes de la vida de muchas personas anónimas que están conectadas a la red, como nosotros, y que desde lugares distintos y distantes se asoman a una ventana indiscreta, al tiempo que nos enseñan una pequeña parcela de su intimidad a través de la cámara. Todas estos fenómenos nos sorprenden y nos cogen a contrapie. Cuando creíamos que empezamos a tener controlada la situación, aparecen nuevas formas de usar la red que nos dejan perplejos. Sólo nos queda esperar acontecimientos y guardar abundantes dosis de sentido común para afrontar todas las novedades que sin duda se avecinan.

Páginas en las que se comenta la noticia:

El Mundo, El Pais, Blog de El País, El caparazón,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *