Twitter y menores: algunas recomendaciones

De forma un tanto sorprendente, Twitter se está situando como una de las redes sociales más utilizades por los adolescentes. Es muy posible que su inmediatez y la simplicidad del procedimiento para darse de alta hayan disparado las adhesiones entre los menores. Pero hay que tener en cuenta que muchas de sus virtudes se convierten en peligros potenciales cuando no se hace un uso correcto del servicio. No en vano Twitter nace como una red que favorece la difusión pública de los posts o tuits. De hecho su apuesta inicial es introducirse como un sitio de micro-blogs en los que publicar pensamientos cortos al alcance de quien los quiera leer. Esa vocación pública puede convertir un inocente intercambio de opiniones o cotilleos entre varios usuarios en una actividad peligrosa por desvelar aspectos personales de los implicados, o delictiva, por insultar públicamente a alguna persona, o por publicar datos, imágenes u otras informaciones privadas sin autorización. Por eso, hace unos meses Pantallas amigas hizo público un decálogo de recomendaciones que creemos que puede ser de interés para los adolescentes y, vistas algunas perlas que aparecen a menudo en la red, para adultos de todas las edades.

1- Configura la privacidad de tu cuenta si deseas controlar quién te sigue.

2- Usa una buena contraseña, cámbiala de vez en cuando y no la compartas.

3- Si te molestan, pide ayuda a alguna persona de confianza y bloquea e ignora a quien lo hace.

4- Evita realizar tuits que pueden dañar emocionalmente a otras personas u ofenderlas.

5- No olvides que eres responsable de lo que escribes aunque no reveles tu identidad.

6- Ten presente que un tuit público puede llegar también a quienes no te siguen.

7- Recuerda que Twitter es una red interconectada donde un comentario desafortunado puede ser visto por quien menos te imaginas o te conviene.

8- Piénsatelo bien antes de tuitear. Twitter es un espacio público de gran alcance y usarlo tiene implicaciones importantes.

9- Huye de las disputas desagradables. Compartir opiniones es positivo pero hay personas y situaciones que pueden traer problemas.

10- Plantéate si lo que escribes afecta a la privacidad de las demás personas y cómo les puede influir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *