La red social

      No hay comentarios en La red social

Es una película de éxito y sin duda tiene razones para ello. Se basa en la historia de un triunfador y se apoya para su desarrollo en los tópicos más agradecidos del cine USA.

Pero más allá de consideraciones estéticas o cinematográficas, la película es perfecta para comprender la filosofía que impregnó el nacimiento de las empresas tecnológicas. Mark Zuckerberg creó Facebook  y se hizo millonario porque tuvo a su alcance los últimos descubrimientos técnicos, las ideas de muchas personas que estaban trabajando en los mismos asuntos al mismo tiempo y  la perspicacia para conocer la naturaleza humana.
Por supuesto, mezcló todos estos ingredientes con importantes dosis de espíritu comercial. Así, ideas aparentemente simples, como la creación de un “libro de caras” virtual, se convierten en un negocio internacional y multimillonario que agrupa a millones de personas que interactúan al dictado de los gestores del proyecto. En la película podemos ver cómo hubo otras personas implicadas en la gestación de la idea: amigos que le ayudaron y socios que no hablan muy bien de él, como los hermanos Winklevoss, que le acusan de haberles robado la idea en la que se basa Facebook. Ya lo dice el eslogan de la película: “no puedes llegar a tener más de quinientos millones de amigos sin crearte algunos enemigos”.

La película tiene un ritmo trepidante que hace complicado comprender algunos pasajes más técnicos, pero en general es fácil de ver
y sugerente a la hora de reflexionar sobre la vertiente comercial de las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *