Informe PISA sobre lectura de textos electrónicos

Estos días encontramos muchos comentarios sobre el último informe PISA, centrado en la evaluación de la lectura de textos en el ordenador. Se trata de una ampliación de los informes tradicionales y se realizó en 19 de los 65 países que participan normalmente en los estudios PISA.

Como ya es habitual, la publicación de este tipo de estudio generan titulares de prensa y opiniones encendidas y encontradas. Los titulares hablan de suspenso, de aprobado raspado, de estudiantes españoles a la cola de los países de la OCDE, de textos  digitales que se atragantan, ….

Nosotros hemos preferido acudir una vez más a las fuentes para compobar si había cuestiones de interés más allá de clasificaciones o de notas medias.

Lo primero que hemos de decir es que el estudio se basa en datos recogidos en el año 2009  en 19 países. La muestra es más reducida que la que se usa en los informes PISA tradicionales. Eso significa que, por ejemplo, no se pueden elaborar conclusiones en el nivel autonómico. El estudio tiene caracter experimental y ha buscado comprobar en qué medida los estudiantes de 15 años son capaces de manejar con soltura las herramientas informáticas a la hora de buscar, leer y comprender textos escritos.

Entre los resultados más significativos relativos a España destaca que un 75 % de los estudiantes españoles que han participado en la prueba son capaces de realizar las tareas que se les han encomendado de forma aceptable. El dato negativo es que en el conjunto de los países estudiados, España queda por debajo de la media.

Las chicas españolas obtienen mejores resultados que los chicos. Ya ocurría lo mismo en la lectura en papel. En la lectura digital las diferencias son menores.

En general, pese a que las pruebas ofrecían unos itinerarios cerrados a los estudiantes, muchos de ellos no encuentran la ruta util para obtener la información que se les pide. Se pierden por el camino. Es evidente que ser “nativo digital” no garantiza el éxito en estas tareas. Sin embargo, los chicos y las chicas que reconocen disfrutar con la lectura en cualquier formato, han obtenido mejores resultados en estas pruebas.

En este estudio se repite el dato del aumento de estudiantes que disponen de ordenador en el hogar, un ordenador que usan, sobre todo, para el ocio. Sin embargo, esa prática sí que les permite ser más eficientes en la pruebas del estudio.

No parece ser tan influyente el aumento de  medios tecnológicos en los centros educativos. Aunque más de un 90% de los jóvenes sometidos a las pruebas afirma que su centro está bien equipado tecnológicamente, es un porcentaje insignificante el que dice que se usan esos medios en la clase de lengua.

El informe español puede leerse o descargarse aquí

Desde este enlace se accede a algunos modelos de las pruebas que realizaron los estudiantes. Hay que escribir  public en el campo usuario y access en el campo contraseña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *